composición nutricional de la leche materna

Composición de la leche materna

Inicio > Lactancia materna > Beneficios leche materna > Composición de la leche materna

Composición de la leche materna

Los nutrientes que hay en la leche de una madre sana cubren todas las necesidades nutricionales del niño si se consume en una cantidad suficiente37.

La leche materna es un alimento natural con una composición adecuada para la alimentación del bebé, que se adapta a las necesidades nutricionales de cada etapa de crecimiento y permite una maduración progresiva del sistema digestivo, preparándolo para recibir otros alimentos.

Los principales componentes de la leche son agua, proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas. Además, recientemente también se ha descrito la presencia de bacterias beneficiosas en la leche materna.

componentes de la leche materna

Fuente. Adaptado de Lawrence R. Breastfeeding: A Guide for medical profession. 4th ed. St Louis: Mosby-Year Book, 1994.


El calostro contiene menos cantidades de lactosa, grasa y vitaminas hidrosolubles que la leche madura, pero presenta mayor cantidad de proteínas, vitaminas liposolubles (E, A, K), carotenos y algunos minerales como sodio y zinc. La elevada concentración de IgA, lactoferrina, oligosacáridos, linfocitos y macrófagos ofrecen al recién nacido protección contra los gérmenes del medio ambiente36.

Entre los mamíferos, la leche humana madura posee la concentración más baja de proteínas, pero en una cantidad adecuada para el crecimiento óptimo del niño.

La grasa es el componente más variable. Las concentraciones aumentan desde 2 g/100 ml en el calostro hasta alrededor de 4 a 4,5 g/100 ml a los 15 días posparto. De ahí en adelante, la concentración se mantiene relativamente estable, pero con variaciones en las tomas diurnas y nocturnas36.

El principal hidrato de carbono de la leche es la lactosa, que proporciona el 40% de la energía del bebé. La alta concentración de lactosa en la leche humana facilita la absorción del calcio y el hierro36.

El contenido de hierro de la leche materna es bajo pero suficiente y es bien absorbido, lo que evita la anemia durante los primeros cuatro a seis meses de vida36.

Pero la leche materna además de ser una fuente nutritiva, también tiene otras funciones. Estudios recientes han demostrado que la leche materna es una fuente de bacterias “amigas” (también llamadas “comensales”) como los lactobacilos, que forman parte natural de este fluido biológico. Estas bacterias que se transmiten a través de la leche materna al bebé, colonizan inicialmente el intestino neonatal formando una barrera con el fin de evitar las infecciones4,31,32,38.

Dar el pecho garantiza un aporte continuo de bacterias durante todo el periodo de lactancia, en una variedad que no se encuentra presente en la alimentación artificial para bebés y que actúan reforzando el sistema inmune y evitando, en consecuencia, el desarrollo de infecciones.

Consejos para una lactancia sin dolor
Sorteo del libro “El lado oscuro de la Mastits”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento.

Más información Aceptar